29/11/2013

Culturas

Las radios Rock and Pop, Blue y Splendid tienen nuevos dueños

Los empresarios Matías Garfunkel y Sergio Szpolski adquirieron las tres emisoras FM del grupo Moneta.

Los empresarios Matías Garfunkel y Sergio Szpolski adquirieron las radios FM Rock and Pop y Blue, y la AM Splendid, y ratificaron que Mario Pergolini y su FM Vorterix seguirán al aire por su dial actual, el 103.1.

  

Fuentes cercanas a ambos empresarios revelaron a Télam la adquisición de las tres emisoras al Grupo Moneta, que mantenía con Garfunkel juicios por 18 millones de dólares. Para resolver esa demanda, los hijos del empresario Raúl Moneta vendieron a Garfunkel y a Szpolski las FM 95.9 (Rock and Pop) y 105.3 (Blue), la AM Splendid y un edificio de la calle Conde, lo que permitió dar por cerrado el juicio.

 

En el edificio de la calle Conde operan las radios FM Metro y Blue, y la AM Splendid, pero Moneta retendrá las instalaciones ubicadas sobre la calle Freire, así como las señales Metro y la AM Belgrano, hoy rebautizada como Radio 9.

 

Por otra parte, ambos empresarios desmintieron que hayan surgido inconvenientes con el dial 103.1 que hoy utiliza Vorterix FM, el proyecto que los dos comparten con Mario Pergolini. Ese dial pertenece a Szpolski y a Luis Cetrá, dueño de Radio Rivadavia. En este punto, Szpolski pidió a sus colaboradores que aclaren que "Mario Pergolini y Vorterix se quedan en el 103.1, porque ese es su lugar. Y porque Vorterix es un proyecto mucho más grande que una radio, es una plataforma digital, que está teniendo un enorme éxito".

 

Tanto Szpolski como Garfunkel y el propio Pergolini creen que "Vorterix seguirá creciendo por la cobertura que da por Internet y por la emisión en alta definición tanto sonora como visual de recitales de rock y festivales, donde registra un altísimo número de visitas".

 

Respecto de la natural competencia que se daba entre las FM Vorterix y Rock and Pop, la antigua casa de Pergolini, los empresarios aclararon que "no hay competencia, ni la habrá, se complementan". También se ocuparon de aclarar que Rock and Pop mantendrá su actual programación, que encabezan Elizabeth Vernaci, Juan Di Natale, Eduardo de la Puente, Ernesto Tenembaum y Mariano Closs con su tira deportiva.

 

Los nuevos dueños negaron que Pergolini vaya a ser designado como nuevo director de la Rock and Pop, aunque no descartaron la posibilidad de ofrecerle el cargo a su viejo dueño y fundador, Daniel Grinbank.

 

También subrayaron que las transferencias se realizan en el marco de la necesidad del Grupo Moneta de adecuarse a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, ya que la normativa le prohíbe al empresario mendocino tener cinco emisoras en Buenos Aires, y sólo habilita a ser propietario de hasta tres radios.

 

Moneta continuará siendo propietario de radio Belgrano y de la FM Metro 95.1, que posee una importante pauta publicitaria privada.

 

Por su parte, Szpolski dejó trascender que como parte del plan de adecuación que presentara ante la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), pondría en venta Splendid, la AM 990. "Nosotros vamos a cumplir con la letra y con el espíritu de la ley de medios, no le vamos a vender una radio a la hija recién nacida de Matías (Garfunkel)", le dijo, contundentemente Szpolski a Télam, al respecto.

 

El grupo Moneta presentó el año pasado descargos ante la Afsca a través de dos de sus sociedades. Por un lado, Radio Libertad, a cargo de las señales de Belgrano (Radio 9), y Blue, y por otro, Radiodifusora Buenos Aires, que controla Splendid y Rock & Pop y que tiene lazos con la sociedad dueña de la Metro.

 

El conflicto que devino en el traspaso de las emisoras se inició en 2010, luego de que Moneta y Garfunkel adquirieran el grupo de medios que hasta ese momento era controlado por los mexicanos de CIE. A principios de ese año, Garfunkel aportó 18 millones de dólares para comprar Rock & Pop; Metro; Blue y las AM Splendid y Belgrano y también realizo aportes adicionales por 8 millones para futuros aumentos de capital.

 

Luego, ambos empresarios intentaron adquirir también las acciones de Telecom Argentina en manos de Telecom Italia, operación que no prosperó.

 

Garfunkel abandonó la sociedad y demandó a Moneta, buscando recuperar el dinero aportado y, casi en forma paralela, se asoció con el empresario Sergio Szpolski y con Mario Pergolini. 

Recomienda esta nota: