11/01/2014

El mundo

Un japonés “funda” el primer país del mundo con el bitcoin como moneda oficial

La moneda Bitcoin es un “billete” virtual que se utiliza en algunos países. Pero su uso todavía sigue en discusión.

Tanto se habla estos días de los tiras y aflojas legales que la popular divisa virtual bitcoin afronta en distintos países que muchos habíamos pasado por alto un dato significativo: ha sido “fundado” Woodland Patchwork, un país independiente cuya moneda oficial será precisamente ésta.
 
El padre de esta nueva patria es el japonés Hideyuki Yoshida, que ha decidido aprovechar de esta forma una ley que permite en su país reclamar la posesión de terrenos que han permanecido abandonados durante años. 
 
Así, Yoshida se hizo con 2,5 millones de acres (alrededor de un millón de hectáreas) cubiertos de bosque (en la imagen) que no habían sido reclamadas por nadie en dos décadas, y los unificó en esta micronación, que reclama como propia a través de la red.
 
Es decir, que, en Woodland Patchwork, un nombre que significa, precisamente, algo así como “retales de bosques”, el bitcoin no encontrará trabas legales similares a aquellas con las que sí ha tropezado en otros países, porque ésta será la única moneda oficial.
 
Hace apenas unos días se supo que Robocoin, la empresa de Las Vegas que fabrica cajeros automáticos de bitcoin, había decidido enviar 39 de estas máquinas a Hong Kong y Taiwan. Canadá ya cuenta con uno, ubicado en un café donde se admiten pagos en esta moneda, y el Banco Central de Singapur empieza a abrirse a esta moneda. 
 
Frente a las restricciones de, por ejemplo, China, una universidad de Chipre admite el pago de sus tasas en bitcoin y otros países como Noruega y Reino Unido levantan, poco a poco, la mano ante esta divisa, tipificándola como moneda privada o teniéndola en cuenta para los impuestos.
 
Woodland Patchwork, que cuenta ya con su propia página web e incluso con artículo propio en MicroWiki, la Wikipedia de las micronaciones, declaró su independencia de Japón el pasado 23 de octubre, aunque el eco de la noticia ha llegado con retraso a los medios.

Recomienda esta nota: