15/03/2017

El mundo

Estados Unidos

La policía lo salva del suicidio y después lo mata

Michael Anthony Perez intentó suicidarse prendiendo fuego su auto. La policía lo roció con agua e intentando reducirlo, lo mató a tiros.
Ampliar (1 fotos)

Este 12 de marzo, un policía del condado de Orange (California, Estados Unidos) mató de un disparo a un hombre poco después de evitar que se suicidara.

El incidente comenzó cuando la Policía observó que la camioneta que manejaba el fallecido, Michael Anthony Perez, tenía un faro trasero estropeado. Las autoridades comprobaron su matrícula, descubrieron que existía una orden de búsqueda para el vehículo y trataron de que el conductor se detuviera, pero en un principio se negó a obedecer.

Por fin, Perez se paró en el aparcamiento de un centro comercial y, cuando bajó una ventanilla, los oficiales le conminaron a abandonar su camioneta, pero permaneció encerrado, abrió una lata de gasolina, derramó parte de su contenido en un trapo y encendió un cigarrillo.


Tras avisar a los bomberos, los agentes rompieron el vidrio del pasajero y emplearon una manguera para derramar agua a presión dentro del vehículo, prevenir un incendio y hacer salir a Perez, quien salió por su ventana lateral armado con un cuchillo.

En ese momento, al menos siete guardias emplearon "munición menos letal" para reducir al sospechoso. Sin embargo, resultó ineficaz y un policía disparó a Perez en el torso quien, posteriormente, falleció en un hospital.


Recomienda esta nota: